Quizás son nuestras imperfecciones lo que
nos hace perfectos el uno para el otro.