No hay ningún encanto que
iguale la ternura del corazón